La zona de confort al escribir

Hace unos días, un amigo comentaba que debía salir de mi zona de confort al escribir, después de leer Woods Lane. Habló de explorar nuevos mundos eyeglasses-366446literarios y que no me centrase sólo en el género negro. Woods Lane le encantó y sus palabras me han hecho pensar.

Me gusta experimentar y durante el curso de Técnicas Narrativas impartido por Néstor Belda, he podido probar qué se siente al abordar otros registros. La sensación es agradable y muy satisfactoria pero, quizás, encuentro un nexo de unión entre la narrativa estándar, sin muertos por el camino, y la novela negra y/o policíaca.

Al escribir sobre el desamor, la pérdida de un amigo, familias rotas… ¿no es cómo si encontrásemos un cadáver en la cocina? Por ejemplo, una infidelidad es descubrir que algo ha muerto en el corazón del engañado (u engañada). Tenemos un crimen (la traición), unas evidencias (llamadas a deshoras, ausencias injustificadas, etc.) y un culpable (el traidor o traidora). Y si tu historia trata sobre la pérdida de un amigo, ese es el cadáver: la amistad rota.

En definitiva, durante el proceso de elaboración de una novela, el núcleo de la misma o conflicto del personaje es algo que se ha roto, perdido, robado. No tiene sentido contar la vida de un tipo exitoso en todo si el destino no le tiene guardado un giro en su vida que lo asuma en una extrema pobreza, por ejemplo. Y el desenlace de esa historia donde no hay cadáver aparente tiene los mismos elementos que la novela policíaca: pistas que llevan al protagonista a preguntarse cómo ha llegado a ocurrir aquello o que muestran maneras de evitar ese fatal desenlace, investigaciones (preguntas, interrogatorios, consultas) y un veredicto final: he sido yo por mi inconsciencia, has sido tú por tu traición, fueron ellos por su avaricia.

Al final, como dijo mi maestro Néstor Belda cuando nos conocimos, sentados en un abarrotado anfiteatro a la espera de escuchar a los grandes autores, sólo se escribe de tres temas: la vida, la muerte y el amor. Y en esos tres temas generales, ha de haber una pérdida para que exista una historia.

David Verdejo.

2 comentarios en “La zona de confort al escribir

  1. Siempre me vi incapaz de escribir novela negra, pero después de escribir mi primera novela me di cuenta de esto que tú comentas aquí, y eso fue lo que me animó a aventurarme con este género en la segunda. Es una reflexión muy acertada David. Biquiños!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s