De protagonistas y “protagonistos”

Acabo de enterarme que una de mis más admiradas y queridas blogueras es inspectora de policía. Y me ha sorprendido porque no me he dado cuenta en todo este tiempo, pese a que son asiduas de publicar anécdotas de su vida en común con su esposa en las redes sociales. Las admiro porque se sienten libres, felices, amadas la una con la otra y comparten su amor común con los libros con todos nosotros y eso es maravilloso.

Pero, ¿qué ocurre en literatura? Ayer leí la sinopsis de “Todo esto te daré” de Dolores Redondo. En ella, Álvaro fallece en un accidente de carretera y su marido, Manuel, acude a reconocerlo. Detengámonos ahí. Es maravilloso ¿verdad? Sin embargo, desgraciadamente no es la costumbre. En novela negra, sobre todo (o policíaca) es “normal” tener un protagonista masculino, heterosexual, guapo, con carisma y mala leche, que se lleva a las mujeres (aunque sean duras como el pedernal) de calle e incluso las castigagun-672129 con su varonil indiferencia. Si es una mujer la protagonista, en algún momento de la novela caerá sobre los brazos del instinto maternal o de un hombre. ¿Cuando una protagonista será lesbiana sin necesidad de etiquetarla, le dolerá la menstruación o mostraremos cómo se enamora de otra mujer? Al igual que con cualquier otro colectivo LGTB ¿en qué momento el/la protagonista dejará los clichés establecidos para adoptar el mundo real?

Dolores acaba de ganar el premio Planeta por ello y nadie ha comentado nada. Eso me da esperanzas en pensar que es visto con normalidad.

Me alegro por las que considero mis amigas y todos los demás que leo y comparten su vida, sea cual sea su orientación sexual (que no le importa a nadie y son libres de decir y publicar lo que les venga en gana) pero me gustaría que eso fuera plasmado en las novelas actuales. Rompamos la literatura creada para colectivos y hagámosla global, general, sin prestar atención a las etiquetas.

Las letras no entienden de sexo, sólo se aman unas junto a otras.

David Verdejo.

14 comentarios en “De protagonistas y “protagonistos”

  1. También Susana Fernández trata el género negro de forma fantástica y con total naturalidad ( su protagonista es lesbiana y policía). Esa es la meta, creo. Naturalidad.
    Un abrazo,

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s