Maldito corrector

Cuando comencé a escribir y pensar (seriamente) en publicar, allá por el 2014, no sabía que la figura del corrector fuera tan importante, tan vital para un escritor y tan transcendental para el éxito o el fracaso de una novela. Sin embargo, tampoco creí encontrar uno con el que tener la confianza suficiente como para no enfadarme al recibir sus críticas. El caso es qué, quizás, esa forma de tomarme el oficio sea la razón de ello o las inmensas ganas de seguir aprendiendo. No sabría decir.

Yo no tengo agente pero tengo corrector. Gracias a Txaro Cárdenas, directora de la revista Moon Magazine, conocí a Néstor Belda, corrector profesional que ha corregido algunas de mis obras. Hace unos días le envié una en particular, a la que yo había echado todo el corazón y toda mi alma, había creado un universo complejo lleno de matices, lo había dado todo por esa historia. Cuando comenzó el periodo de corrección yo sabia a que se iba a enfrentar Nestor, conociendo las carencias que la novela, aún teniendo un trozo de mi piel entre sus líneas, tenía. Los mensajes de whatsapp que intercambiamos no predecían un trabajo cómodo o sencillo para él pero si muy enriquecedor para mi. Ayer tuvimos una sesión de Skype y tomé tantas notas que ante mi se abrió, de nuevo, otra novela, otro momento para comenzar desde cero. Quedó conmigo en enviarme el manuscrito con la primera corrección y, esta mañana cuando lo he abierto, las líneas rojas y párrafos enteros subrayados daban la impresión de que en ese documento se había cometido un crimen.

Destrozado, casi literalmente pero ¿y yo, que he sentido?

Pues a los engranajes de la escritura puestos de nuevo en marcha, la pasión por desarrollar un mundo virtual creciendo en mi interior y una oportunidad para aprender y aprender. Cada línea roja es un nuevo camino y cada párrafo una oportunidad. ¿Está pagado el trabajo de los correctores? En absoluto. Estos lectores con mil ojos que desentrañan los misterios de una novela y le dan forma y volumen, profundidad y continuidad, que le devuelven el interés. ¿Cuántos escritores de éxito han contado, sin decirlo, con un corrector en la retaguardia? Alguien del que luego no se habla, no aparece al lado de quien recibe el premio porque, quizás, ese galardón sea la mitad para él pero ¿a quién le importa? A mi. Yo quiero que Néstor siga acuchillando mis textos, que me oblige a cuestionarme lo que he escrito, que me haga reaccionar. Quiero que me corrijan, quiero aprender, quiero que las novelas que escribo sean víctimas del bisturí.

Así que esta reflexión va para todos los correctores del mundo literario (y correctoras, obviamente) y por Néstor Belda en especial, por su paciencia, su trabajo y su tesón.

Gracias por corregirme y ayudarme a aprender.

David Verdejo.

Un comentario en “Maldito corrector

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s