Tres (parte II)

Tres (Parte I) Rita Piedrafita

Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que vinimos a verte. El chico no quería hacerlo esta vez pero ya ves, aquí esta intentando no disimular la pena que le consume por recordarte vagamente. Sin embargo yo, te recuerdo demasiado. Imagino que la madera que sostiene la fría y húmeda tierra está tan podrida cómo mis recuerdos. Cómo el sonido de tú caminar tan gracioso que rozaba la torpeza, tropezando con todo lo que encontrabas en tu camino cómo yo con las malas hierbas que nadie limpia en este lugar. 

El tiempo ha pasado también para mí aunque me conserve mejor. Mientras el chico silencia el puñetero móvil imagino cómo serías ahora ¿te sentarían bien las arrugas, aquellos hoyuelos que solía besar con ternura cada mañana antes de despedirme incluyendo aquel último amanecer en el que decidiste marcharte sin avisar y dejarme sólo con la criatura que apenas podía andar? 

No me mires así. Vengo acompañado y no, no creas que he perdido el tiempo. Perdona si te ofendí pero no esperaba que te fueras tan temprano

Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que vinimos a verte.

Se esta tan sólo aquí abajo ¿verdad? Pero tranquila, aunque agarre otra mano seguiré pensando en ti. Espero que te alegres por mí aunque te carcoma el estómago que no te queda.

Encontrar el amor a nuestra edad es difícil. Volveré, aunque sea con ella.

Dime que seguirás aquí.

Dime que me esperarás.

Tres (Parte II) Ignacio Hernández-Ranera

Orgullo y prejuicio

En esto de escribir y más concretamente dentro del género en el que me encuentro cómodo  (el negro) detecto cierto aroma cebado y celoso. Lejos de alegrarse del auge de una corriente literaria que evoluciona y acompaña nuestra historia reciente, ciertas personas se dedican a ensalzar la repetición de temáticas dentro del propio género negro, ridiculizando escenas propias de series (de éxito cómo CSI o Mentes Criminales). Gente que deben sentirse dueños de obras maestras escritas por sus dedos y deben dormir sobre informes de ventas cuyo grosor supera la altura de su propia cama porque no se entiende la inquina y machaque con el que riegan la barra de bar que forman las redes sociales. Quizás se deba ejercer la autocrítica cómo principio indispensable, junto con la humildad, a la hora de leer (no digamos al solo mirar un título y su sinopsis de reojo) un libro ajeno que no sea de su agrado. Hay que recordar que la literatura no es medible, carece de objetividad en cuanto cumple las normas gramaticales y propias del lenguaje. La literatura es para disfrutar y no debe ser un arma arrojadiza para esconder envidias sobre un informe de ventas que no cumplió las expectativas. ¡Qué se escriba miles de libros de género negro o el qué sea! Miles no… ¡millones! Y celebrémoslo. Que para penas y envidias ya estan los libros.

Sobre el intrusismo en la novela negra

 

Leo la entrevista al autor Rafa Melero en Valencia Negra y ciertas respuestas me suscitan preguntas antaño formuladas por otras personas pertenecientes a un gremio: escritores y escritoras de Novela Negra. Habla, entre otros interesantes temas, sobre el intrusismo en el género.

 

¿Quién pega la etiqueta de “Novela Negra” a un libro? Me pregunto. Porque, al igual que he visto libros del género policíaco en la estantería de “Histórica” solo porque la acción no transcurre en nuestro tiempo, o en la zona de “Novela Negra” un libro de romántica con tintes de misterio, me pregunto si el autor tiene algo que decir u opinar al etiquetar su obra. Imagino que un autor, cuando escribe, tiene una idea de lo que quiere decir. Nacen en él o ella unos personajes más o menos definidos, una situación, un conflicto. No olvidemos que en todos los géneros narrativos, exactamente en todos, debe existir un conflicto. La diferencia en el género negro y policíaco es que el conflicto siempre es un crimen o crímenes. Sin crimen, deja de ser una obra policíaca o negra pero eso no significa (y aquí está el matiz) que allá donde aparezca un cadáver tendremos una novela negra o policíaca. Ese es el problema y esa es la virtud de la literatura.

 

Existe un modo sencillo de identificar una novela etiquetada correctamente cómo negra, policíaca o de misterio. Pero ¿nos preocupa? Una vez más, aquellos que tienen voz poco hacen por corregir a las editoriales a la hora de mal etiquetar su obra. Suelen dejarse llevar por la extensa promoción a la que se ven abocados por contrato y por placer, dejando a los que carecen de plaza en la tribuna la discusión sobre qué obra encaja mejor en un grupo y otro.

 

Volviendo a la pregunta inicial, ¿quién pega la etiqueta de Novela Negra a un libro? ¿Quién decide que este autor o aquella autora pertenecen a un género? Yo creo que el autor no, desde luego. Entonces, ¿contra quién apuntar? ¿a quién acusar de “intrusismo”? Es una palabra muy fea sobre todo porque, por desgracia, este gremio no tiene regulación ni siquiera para qué, al darte de alta cómo autónomo, podamos decir lo que queremos llegar a ser. Por tanto, intrusismo no debería ser una bala que disparar a un autor o autora que intenta abrirse paso en el mundo de la literatura, al igual que ha hecho aquel que acusa desde una posición privilegiada. Lo que existe es una visión comercial de un fenómeno del cual deberíamos estar orgullosos: escribir.

Todas las (fantásticas) reseñas de Woods Lane

¡Gracias por un fantástico 2016!

classic-1834499_1920

Pensaba echar miles de letras en un cubo, remover un poco y escribir un balance del año que acaba mañana emotivo y especial pero prefiero copiar y pegar aquí todo lo que he escrito y, por tanto, aprendido gracias a decenas de lectoras y lectores, grandes amigas y amigos y experiencias increíbles vividas en estos trescientos y pico días… ¡y queda lo mejor! Mil gracias 🙂

Un año pasado por letras:

  • Publiqué mi primera novela con Chiado Editorial en septiembre, titulada “Woods Lane”, obteniendo muy buenas críticas:

http://www.librosyliteratura.es/woods-lane-de-david-verdejo.html

http://literariainfinita.blogspot.com.es/2016/11/woods-lane-david-verdejo.html

https://felixmaocho.wordpress.com/2016/11/07/woods-lane-thriller-trepidante-en-un-pueblo-en-mediode-de-texas/#more-20898

http://daydreamingaboutrealove.blogspot.com.es/2016/11/woods-lane-david-verdejo.html

http://serendipiasysandeces.blogspot.com.es/2016/11/resena-woods-lane-david-verdejo.html?m=1&zx=70007436961131e0

http://algunoslibrosbuenos.com/woods-lane

http://www.lalibreriadejavier.com/?p=36382

http://addicionaloslibros.blogspot.com.es/2016/10/resena-woods-lane-de-david-verdejo.html?m=1

http://solomartina1.blogspot.com/…/libros-y-criticas-woods-…
http://palabrasencadena.blogspot.com/…/woods-lane-resena-de…
http://www.moonmagazine.info/woods-lane-de-david-verdejo

  • Y editaré la segunda titulada “Alma de Cobre” con Inventa Editores. Esta vez, Lee Johnson tendrá su historia y la disfrutaréis en primavera.
  • ¿Más novelas? claro… ya hablaremos de ellas.

Conseguí mi primer premio (algo que hace mucha ilusión):

  • Ganador, entre otros once relatos, del I Concurso “Relatos Provocados” (Solo Novela Negra, 2015) que formarán parte de la antología que llevará ese mismo título y será editada por Tau Editores

 

He publicado en papel:

  • Relato breve titulado “El Faro Mudo” dentro de la antología “Generación Subway Vol.II” (Ed. Playa de Ákaba, 2015).
  • Relato breve titulado “La Mente Humana” en honor a Miguel de Cervantes dentro de la antología “Generación Subway Vol.III” (Ed. Playa de Ákaba, 2016).
  • Poema versión libre de “El Cuervo” (E.A. Poe) titulado “La Paloma Mensajera” en honor a Edgar A. Poe en la antología “Generación Subway Vol.IV” (Ed. Playa de Ákaba, 2016)
  • Publicación del relato breve titulado “Relación proporcional” dedicado a la Feria del Libro, donde firmará ejemplares, dentro de la Antología “Madrid en Feria” (Ed. Playa de Ákaba, 2016).
  • Publicación del relato breve titulado “Fin de trayecto” en la antología “Crímenes Callejeros” (Ed. Playa de Ákaba, 2016)
  • Autor de la novela titulada “Una Bala Para Dos”, que se encuentra en periodo de correcciones y será publicada por la editorial tradicional Creadores de Sueños.
  • Autor de la novela titulada “Woods Lane” publicada por Chiado Editorial en septiembre de 2016.
  • Publicará en primavera de 2017 con la editorial Inventa Editores la novela titulada “Alma de Cobre” sobre el personaje Lee Johnson cuyos relatos han sido publicados en revistas digitales.

Y en revistas digitales cómo colaborador habitual en Moon Magazine y en Solo Novela Negra:

  • Relato breve titulado “En carne viva” (Fiat Lux, Nº9, 2015).
  • Relato breve titulado “Nadie me despierta”, ganador deI I concurso de la antología “Relatos Provocados” (SoloNovelaNegra, 2015) junto a otros once relatos.
  • Relato breve titulado “El niño degollado de Capellades” (SoloNovelaNegra, 2016).
  • Relato breve titulado “El Crimen de Almoradí” (Revista SoloNovelaNegra, 2016).
  • Relato breve titulado “El Hospital” (Blog TodoNegro, 2016).
  • Relato breve titulado “Camino del ocho y medio” (SoloNovelaNegra, 2016).
  • Relato breve titulado “Huesos de Santo” (SoloNovelaNegra, 2016).
  • Relato breve titulado “Mi última noche” (Revista SoloNovelaNegra, 2016).
  • Relato breve titulado “No mires al suelo” (MoonMagazine, 2016).
  • Relato breve titulado “La chica de Greenwich Village (MoonMagazine, 2016).
  • Relato breve titulado “La extraña desaparición del Capitán Maxwell (MoonMagazine, 2016)
  • Relato breve tituado “Los doce de White Road” (SoloNovelaNegra, 2016

Y aprendido de los mejores en sus cursos On-Line:

  • Taller de Novela Policíaca terminado en 2016 impartido en modo On-Line impartido por Ana Bolox.
  • Taller de Narrativa, actualmente en curso, impartido en modo On-Line por Néstor Belda.
  • Comenzará en enero de 2017 el curso On-Line “Claves del género negro” impartido por la escritora Susana Hernández.

Twitter: @DavidVerdejoOfi

Facebook: https://www.facebook.com/DavidVerdejoOficial

Algo se me olvida, algo queda y algo mucho mejor vendrá.

Muchas gracias.

Gris Navidad

Queda poco para que amanezca. Imagino levantarme de la cama despacito, así, bajando una pierna y después la otra, para que los muelles del colchón no hagan mucho ruido y despierte a mi madre. Me veo abriendo la puerta de mi cuarto sólo unos centímetros evitando ese crujido tan desagradable que la pone de los nervios y desciendo por las escaleras, llegando al árbol verde lleno de bolitas de colores brillantes y lacitos rojos, mirando los paquetes envueltos en papel de Star Wars que tanto me gusta, ahí, esperando a que los abra con prisa. ¿Qué será esta vez?

Sin embargo, siento algo sobre mi cara que me estorba. Intento abrir los ojos con suavidad y minúsculas piedrecitas de arena entran en ellos y me restriego con fuerza. Cada vez me pica más y cada vez que me aprieto los ojos, más duele hasta que un ruido obliga a levantar mi pequeño cuerpo sobre la cama. Los muelles emiten un lamento parecido al que susurra la calle. Ahí afuera ha pasado algo y consigo mirar por la ventana.

Hace mucho tiempo que mi padre se marchó y no sabemos a dónde. “Es su deber” nos dijeron y era él quien abría la ventana cada mañana y me daba un beso en la mejilla. Hoy no. No hay beso pero la ventana está abierta. El polvo ha entrado con violencia haciéndose dueño de la habitación. ¿Qué ha pasado? ¡Dios mío! Miro el calendario colgado de la pared desconchada y agrietada: 25 de diciembre de 2016. ¡Es Navidad! Planto mis pies sobre el suelo helado y abro la puerta de mi cuarto que está desencajada, corro hacia el salón pero no hay árbol, no hay bolitas de colores, no hay lazos rojos… no hay paquete de Star Wars.

El espejo roto del pasillo me devuelve la imagen de mi propio cuerpo distorsionada y salgo a la calle. No hay coches o niños corriendo con patinetes ni bicicletas. Vuelvo a restregarme los ojos, debe ser una pesadilla pero no. Camino en pijama por la calle, mientras mis pies se agrietan al pisar los escombros que la cubren, mezclando mi sangre con la de mis vecinos que yacen en la acera.

Hola. Me llamo Amir, tengo diez años y vivo en Alepo.

Feliz Navidad.

child-1677546_1920